21.12.06

Amor y Odio

Amo bañarme. Odio secarme.
En la ducha o en un baño espumante, puedo quedarme horas, pero además de disfrutar mucho del acto en sí mismo, ya me empiezo a preocupar que me tengo que secar y eso me molesta. O tengo frío porque es invierno, o tengo frío porque puse el aire acondicionado en 14 grados, entonces me seco en el baño. Cubículo chiquito para estar cómoda solo los primeros 10 segundos. Y uno tiene una rutina de secado, bah, todos la deben tener. Yo mientras me ato el pelo para que no me moje partes que comienzo a secarme empiezo a los toallasos limpios, creo que recorro todo mi cuerpo, pero no se sabe por qué, salgo a medio secar. Y si me tengo que vestir así tipo humedecida, cuestaaaaa y termino agotada, casi con ganas de bañarme de nuevo!

2 comentarios:

Guso dijo...

Yo siempre me dejo parte de la espalda sin secar, no se por qué.

Cacho Buenaventura dijo...

De este post se deducen tres cosas:

1) si te preocupas porque te tenes que secar tu vida no es muuuy complicada
2) si pones el aire a 14 grados, en el living debes colgar una media res
3)si te cuesta vestirte y te sentís agotada tenes menos estado físico que Fidel Castro