11.3.07

Cerati, dónde estás?

Nunca ví tanta gente yendo para el mismo lugar, y obviamente el auto estaba más lejos que la distancia que había entre nosotros y el escenario. El auto quedó más cerca de mi casa que del lugar, la caminata parecía una peregrinación a Luján, y Pilu varias veces amenazó esguinzarse para frenar un poco. A la ida, estábamos motivados por ver el recital, cuando nos desilusionó la lejanía inmodificable, empecé el lobby por la retirada, luego de varios "no", opté por ofrecer una rica cena, y Pilu ya estaba caminando a pasos agigantados hacia el otro lado. Es que era impresionante no ver nada, era como escucharlo por radio, salvo cuando pasaban los aviones que no escuchabas nada directamente. Muy frustrante. En un momento distinguí las luces del escenario, pero decidí seguir jugando a mi jueguito del celular. Aún así, una hora y pico de estar tocando Cerati, la gente seguía llegando, y nosotros cantando el Salmón de Calamaro porque íbamos al revés. Llegar al auto fue tan placentero como muchos actos en general, y luego nos arrojamos en el sillón azul, por última vez, los tres en este depto.

2 comentarios:

Guso dijo...

La oferta del arroz a los cuatro quesos fue la estocata mortal para el concierto.

Rod Stewart dijo...

No viste tan gente junta, porque nunca fuiste a ver al millo.