7.3.07

S.O.S. 0-800-CARLITA

Carla es mi estampita de la suerte. Vas con ella en el auto, y se va el auto que estaba estacionado en tu mismo destino. Viajás en avión, y Carlita siempre tiene un amigo comandante que nos pasa a primera clase. Te traen la factura en un restaurante, y se olvidan de cobrarte las mollejas de pesos veintidós. Pero hoy fue el record de mi protección de la buena racha. Volvíamos del Sushi Cañitas para la casa matriz, donde cenaríamos con dos amigos, y en el trayecto de ambos autos Carla perdió la orientación y se extravió, con lo cual me llamó por celular. Yo atiendo para tratarla de retardada mental y cuando estaba buscando estacionamiento, pasé el semásfoto de Araoz en amarillo rojiso. Sobre Juncal, un patrullero atraviesa mi humilde suzuki, y baje mi ventanilla resignada a´recibir el reto justo. Uno de los canas me pide la documentación pertinente. A tal efecto entrego el registro y la cédula verde. Mientras tanto me dice: "Usted ha cometido dos infracciones, conoce cuáles fueron". Asomando mi carita respondo "Sí señor policía, estaba hablando por el celular y sin cinturón" Para qué!!! Allí recuerda el uniformado que entonces eran tres. Porque él solo me acusaba de celu y luz. Tras cartón, me solicita el seguro del auto, que jamás llevo en la guantera. Y le digo que me viene por débito y que como no lo pago ni lo registro. Y ya humillada tratando de embarrar aún más la situación, en un tono de voz alto y agudo le digo: "Te vas a llevar el auto qué no tengo el seguro conmigo? Te penssás que voy a manejar sin tenerlo?" Por supuesto, me responde. En ese interín, llega Carla, y ahí un tanto desorientada, como siempre pero más aún por la situación policial, me escucha diciendo que soy la dueña del sushi de la vuelta, que por favor no se lleve el auto, y que vivo en frente. Fui a mi casa, subí, chateé dos palabras, y al bajar, encuentro a Carla terminando de narrar una historia que contaba mi amargura del día de la fecha porque había sido el cumple de mi mamá y mi papá hizo un video de sorpresa y solo se me incluyó en fotos. Los policías conmovidos con la triste historia de vida, terminaron concluyendo en que como vivo en el mismo barrio donde ellos trabajan, se me iba a perdonar. Cualquiera!! De la alegría que sentí en ese momento cuando poco antes me dijo que la multa iba a ser por 2000 pesos, les digo: "Quieren un poquito de sushi" Y riéndose respondieron: "Acabás de zafar cuatro multas grosas, no hagas que te multe por cohecho". Qué grande la policía Federal conmovidos por el dvd que en el día de la fecha, Jorge obsequió con mucho amor a Betty.

2 comentarios:

CARCHU dijo...

NO SEAS MENTIROSA QUE CASI VOY PEGADA YO POR OFRECER SUSHI!!!!!

Joe dijo...

Ya nada es lo que era , antes a la cana se la sobornaba con una de muzzarela.