12.5.07

Para que no me pidan imposibles

Betty y Jorge regresaron de su viaje. Hicieron un intenso recorrido por tres lugares, abcolutamente diferentes, permaneciendo 3 días en cada lugar, a saber: Budapest, Viena y Praga. No conozco pero imagino muchísimas diferencias entre esas ciudades, así todo, en la merienda de ayer, Betty y Jorge discutían fuertemente delante mio, porque no tenían idea donde vieron cada Palacio, cada Museo o las mismas excursiones. Madre decía Praga, padre decia Viena. Eso sí, a la hora de contarme los miles de detalles del teatro Negro de Praga, no tuvieron dudas donde lo vieron. A estudiar un poco papis!

2 comentarios:

Blogovido dijo...

¡Pero dejalos que se diviertan, Aristóteles!

Germán dijo...

Si!! que lindo viajar por Africa!!