14.6.07

El poder


El poder del periodismo es fuertísimo y demasiado peligroso. Muchas veces mal ejercido y guiado por intereses desconocidos (o no tanto). Respecto al caso de Norita Dalmasso, creo que realmente es un papelón. A mi me gustaba cuando se comentaba lo atorrante que era Norita que se enfiestaba con medio country, y esos juegos de las ollas y demás (al mismo tiempo que en GH jugaban a pasarse un hielo de boca en boca). Después la historia cambió, y ahora con toda seguridad dicen que Facundo, su hijo, la violó y la ahorcó. No debería ser un poco más raro de lo que parece ser ese chico? Yo sinceramente le creo al pendex, me parece que se está comiendo un garrón importante y bastante traumado está ya con la forma en qué perdió a su madre. Y no hablo de la impopsibilidad del crimen por el vínculo, porque sí creo que Carrascosa mató a María Marta, pero a este chico yo le creo. En Estados Unidos, el secreto de sumario se cumple y la gente no recibe información de hipótesis sino casi teorías reveladas, de hecho reciben poca info de todo. Pero resumiendo, y volviendo a Facundo, quiero que pasen por acá http://www.facundodalmasso.blogspot.com/ y vean qué increible esto. Es un supuesto blog de él, que hoy se difundió en el diario, y que ya ha arrojado hasta hace un rato 280 comentarios...

5 comentarios:

Blogovido dijo...

El problema es que durante el terror blanco de la Revolución Francesa también usaban ese sistema de creer o no en la sinceridad de alguien y rodó alguna que otra cabecita.

Anónimo dijo...

vos le tenés fe a Macri, entonces por inducción si creés que este pibe es inocente debe ser culpable, seguramente!

Guso dijo...

Una porquería, que se yo matar a la vieja lo entiendo, pero violarla que hijo de puta. No se si es verdad o no, pero para mi lo tienen que matar por si acaso, total ya la vida se la cagaron.

Guso dijo...

Perdón, acá me dicen que no hay pena de muerte. Entonces, no se.

Daniel O. Requelme dijo...

CASO MACARRÓN

Un periodista apellidado Mendez interroga a una psicóloga de esta manera:
Si Facundo Macarrón fuera inocente?...

Un tal “Gelblung” considera el ruido de su plastificada dentadura al aire por Radio 10 un elemento seductor y afirma:
Facundo Macarrón tiene 50% de culpable… ¡Trampas!

En la Republica Argentina todo sujeto de derecho es inocente (I.N.O.C.E.N.T.E.) hasta que se pruebe lo contrario.

Una valiente víctima organizó las voces sin micrófono por este medio y se acabó con el tema “Sagen”.

Los integrantes de este medio somos voces que estamos anoticiando a los comunicadores sociales por el simple gusto de tender a mejorar nuestra calidad de vida. Repitamos: Facundo Macarrón y el ahora famoso pintor Zarate son inocentes hasta que se pruebe lo contrario!

Escuchamos a la Abuela del caso Macarrón. Su dolor por la hija supuestamente asesinada. El posterior ultraje sufrido con la historia de la victima y ahora todo este alboroto contra su nieto.
Dicho en puro sentimiento ¡ ¡Pobre Vieja!

Consumiendo nosotros un pobre periodismo cobarde y pordiosero alimentamos una práctica que degrada también al que la hace.

Resulta repugnante el acoso al futuro entrevistado transformado en victima.

Al pibe Macarrón le mataron la madre y el padre fue responsable del montaje histriónico que urdió a manera de conferencia de prensa. Debió compartir el discurso paterno que entre otras cosas perdonaba a la muerta ¿Perdonar? ¿Le perdonaban haber vivido? ¿Se arrogaba el padre un rol juzgador? ¿Juzgaba que cosa?
¿Ajeno el hombre a cualquier acto de la esposa? ¿Ajeno? El (pobre) hijo Facundo fue expuesto y Sres. Se sabe el mismo es menor. Menor de edad. Puede ser perseguido penalmente. Pero sigue siendo menor. L padre es responsable por esta situación, entonces decimos Pobre Pibe! Asistimos a una doble victimización. Una lectora de La Voz del Interior dijo “se trata de un chico rico no vá a ser perjudicado… Vaya si este chico no ha sido tocado. Manoseado hasta la impudicia… Y se trata de un menor…

Gracias, muchas gracias por haber leído esta propuesta que si además comparte le ruego contribuya a su difusión

¡Somos todos inocentes hasta que se pruebe lo contrario!


Daniel O. Requelme


www.danielrequelme.com.ar