2.6.07

Práctica intensiva.

Hace muchisimos años que no juego al hockey, sin embargo, hoy casi por fuerza mayor padecí un entrenamiento de dos hs sin parar. Uno de los salones de Sushi Night, apareció inundado, pero no con charquitos de agua, INUNDADO. Y con Leo, hacíamos pases con las olas. El desde una bajada me mandaba agua y yo agachada como para desviar la bocha recibida por un buen centro, le daba al arco (que era la puerta de entrada). Más allá del estado actual de mi cintura y brazos, la memoria de mis movimientos deportivos han sido más fuertes que la intuición de saber cómo se agarra un secador de piso. Pero bueno amigos, creo que un piso, así con palo, secador y trapo no he pasado jamás.

No hay comentarios: