29.9.07

Deuda saldada.

Mi amiga Carla y quien suscribe somos hiper supersticiosas. No hay cosa que no la relacionemos con otra, ni cábala que no respetemos. Hoy saldamos una promesa, que constaba en ir, desde su casa ubicada en Villa Crespo caminando ida y vuelta hasta el Obelisco y besarlo. Esta promesa fue realizada en el mes de marzo o abril, el tema es que recién nos acordamos la semana pasada (medio borrachas) que la habíamos realizado y decidimos llevarla a cabo. El tema es que ninguna de las dos tiene la menor idea de cuál era la promesa en sí. No sabemos en absoluto. Ni siquiera si se cumplió o no. Pero ante la duda, allí acudimos este medio día. Fue agobiante, largo de ida y breve de vuelta, y atravesamos feos momentos (sobre todo cuando los peruanos nos miraban culo-camochila permanentemente en el barrio de Abasto y Once), porque cada vez se expanden más. Así como los orientales invadieron Flores, Floresta y parte de Belgrano, otros tomaron los mencionados barrios. Fue muy frustrante llegar al objetivo y ver que se encuentra enrejado, para nosotras fue como si hubiésemos corrido la maratón de 42 km de NY y lo vimos ahí encerradito... Sin bajar los brazos decidimos arrojarle besos al enorme susodicho, los automovilistas asombrados no podían creer lo que observaban, dos minas tirando besos al monumento. Pero tenemos la conciencia tranquila que hemos cumplido algo que no sabemos qué es. Igualmente, fue un lindo paseo urbano y físicamente productivo. Pero qué agotamiento!!!!

3 comentarios:

Blogovido dijo...

Me hace acordar a cuando fui finalmente al Ángel de la Independencia y estaba todo tapado porque lo estaban restaurando.

Eso sí, quedó 11 puntos.

Germán dijo...

Tal vez deberian ponerlas tambien a uds, tras las rejas...

rck dijo...

Están mal de la cabeza..