28.11.07

Increible.

Cuando ves un crimen espantoso en la tele, lo tomás casi como una película porque nada tiene que ver con tu vida, con tu alrededor o tus vivencias. Pasa a ser una noticia más. Cuando la protagonista es la mejor amiga de una amiga tuya, y que por ende compartiste tiempo atrás muchísimos momentos, el mundo se te cierra a un: "Esto no me puede estar pasando a mi y a mi gente". Marie, Mariela Frydman, o como la empezaron a llamar en este caso "la odontóloga", era hasta hace 3 años una "amiga" mía. Después nuestros caminos se fueron separando pero como parte de la vida, algo natural. Compartíamos en su departamento donde el lunes la mataron domingos enteros junto a Maga, Vani y Cynthia, tardes de sol en su balcón terraza, de burako y de puros chismes, risas, fiestas... Mariela era una chica como yo, como cualquiera. Tenía una familia hermosa (hermana, padre, madre), cuando le compraron ese depto estaba feliz, antes vivía muy cerca, en Juramento y Cramer, y yo que trabajaba en Belgrano la visitaba bastante. Una chica alegre, divertida, llena de vida, deportista al mango, de chica jugaba en Hebraica al cesto ball y más grande empezó a incursionar en el mundo del ciclismo, recorriendo todo el país a través de competencias en que ella participaba con pasión haciéndose protagonista. Ya hace tiempo que no la veía, pero cuando estaba con sus amigas, no faltaba mi pregunta: Qué es de la vida de Marie?. Hoy está muerta, pero no muerta así nomás, no es que tuvo una enfermedad, no es que la pisó un auto o se estrelló un avión en el que viajaba. Alguien conocido por ella entró y la mató. Y lo que me tiene despierta y partiéndome la cabeza, es pensar lo que debe haber sufrido en el rato previo a ello. Acuchillada, trompeada, atada, no puedo dejar de pensar en eso. EN cómo se habrá defendido, que estaría pensando... Pienso nn lo efímero de la vida, en que no sabés cuanta gente loca suelta hay. Yo que sé, me pudo sorprender la muerte de MM Belsunce, la de Norita Dalmasso, la del tipo encontrado en un baúl, la de un hijo que mata a la familia del padre, secuestros, torturas, lo que sea, pero conocer personalmente a la víctima te deja una impresión que les puedo asegurar que es tarumática. Ella no se suicidó, quería vivir, estaba en una historia con un tipo que si bien podría no ser el ideal de muchas, no estaba mal. Disfrutaba de su vida, de sus amigas y de su familia. Super cariñosa, dulce, muy muy simpática, siempre con una sonrisa de oreja a oreja. Tengo recuerdos realmente agradables. Ayer, cuando me llamó mi mamá y me dijo: "Poné TN, está tu amiga", me quedé paralizada. Inmediatamente llamé a Vanina, que estaba hablando con Cynthia, la mejor amiga de Mariela, y le contaba lo sucedido. El marido de Cynthia tenía turno con Mariela el lunes a las 15 en su consultorio, y ella no llegaba. Los pacientes se acumulaban y la secretaria no la encontraba. Ahí empezó todo, hasta que el padre, psiquiatra, fue a la casa de su hija y la encontró deformada y atada en la bañadera. Realmente pasé un día pésimo ayer, me daba miedo apagar la luz, miedos que nunca había sentido, casi como ataques de pánico, miedo a que se abra la puerta de mi ascensor y que me esté esperando alguien y me maten, paranoias horrorosas, no quería ver nada de tele que tuviese que ver con noticias del tema. Muy asustada, angustiada y sola. Sentía una profunda soledad. Hoy ya es de día y estoy más tranquila, pero triste. Se te cruzan pensamientos como "no debo hacerme problemas por pavadas" y como "no hagas pelotudeses que te hagan perder el tiempo que la vida es así de frágil". Pilu me hizo el aguante, como mi gran amigo del alma que es, y algo pude dormir, pero no descansar, porque la angustia que tengo pospone la tranquilidad. Se conoce poco del caso, incluso yo sabiendo en un momento mucho más que los medios, me di cuenta que quien mejor narraba la historia que se conocía de su vida, era Clarín. Ayer a la tarde Cynthia estuvo declarando, pero realmente casi descartando la posibilidad de que sea un crimen pasional, como le gustaría a los medios que sea porque es más "vendible" la historia, aparentemente fue la hija del portero, con antecedentes penales, boxeadora y de contextura grande como lo era Marie, quien aún hoy, sigue siendo un contacto en mi msn... Yo quiero creer que todo pasa por algo y si Dios existe sabrá lo que hace, pero en estos casos es cuando creo que no existe un carajo, que las cosas son una mierda, y que estamos rodeados de mucha gente loca que me asusta. Sigo con esa sensación de angustia y miedo, no me importa ya saber quién fue, solo me preocupa como queda esa familia destruida, esas amigas quebradas y un país cada día más violento.
Beso Marie, te llevo en mi corazón para siempre.