5.3.08

Diario Intimo de Lorena Frost.

Corría el verano de 1995. Era una fresca noche de febrero, pasadas las 22 hs. Regresaba de dar un paseo en barco con mi compañero de aquel entonces y una pareja más (dueños del transporte acuático), mi compañero siempre se la pasaba renegando. Habíamos pasado una velada maravillosa. Al amarrar el barco luego de los 500 nudos pertinentes que se hacen, noté que quedaba un amplio espacio entre el mismo y el muelle (de madera -obvio-y en movimiento). Sentí miedo que con mi torpeza y mi corto físico de caer al agua y me concentré muchísimo al dar el paso. Tanta concentración le puse a la situación que olvidé completamente que llevaba una mochilita abierta y al revés. Por supuesto, y por leyes de la física, los objetos más pesados cayeron al agua y se perdieron en la oscuridad de la noche. Entonces se produce el siguiente diálogo:
Lore (con un tono absolutamente tranquilo y una sonrisa): Gordo, se me acaba de caer al agua el celular y la billetera... (tener en esa época celular era un bien de lujo).
Compañero (con un tono totalmente sacado y todo arrugado): Pero sos tarada Lorena! Cómo puede ser???!!!
Lore: Y qué queres que haga? Igual esto ya ocurrió, que voy a hacer, pegarme un tiro? Agradezco no haberme caido yo al menos!
Compañero (mudo): ........
Siempre pensé de la misma manera, lo que pasó ya pasó, y nada tiene que ver con no hacerse cargo, solo con el cuidado personal. Para qué me voy a tratar de pelotuda si no me suma nada? Voy a recuperar lo que se me cayó? No. Entonces lo tomaré de lección para la próxima vez. El pasado solo nos frena, nos intoxica la mente y nos traba.
Colorín colorado, se me han seguido "cayendo cosas al agua", aún con nuevas precauciones, pero lo importante es que no pierdo la sonrisa ni las ganas de volver a "saltar" otra vez.

12 comentarios:

Guso dijo...

El pasado nos intoxica "la mente" cuando no quedamos completos con un tema o una persona. Cuando cerramos los temas, las relaciones, el pasado no tiene porque ser algo malo en el presente.

Lorena Frost dijo...

Por supuesto maestro y amigo, cuando es un lindo recuerdo, es un lindo recuerdo y nada más.

eduardesky dijo...

estoy lento para metaforas, pero lo de tu espiritu positivo me parece piola, saludos

Meme dijo...

.
hace poco me estoy metiendo
en tu blog niña,
por lo que detecto,
no tuviste tantos
caballeros a tu alrededor.
.

nota: celular? en 1995? TODA UNA PRECURSORA.-
.

Lorena Frost dijo...

Edu: A eso me refiero más que a la metáfora en sí, tener una actitid positiva te cuesta el mismo laburo que ser un negativo, pesimista o como se llame.
Meme: Creo que no nos conocemos, pero del 95 a la actualidad, no solo han pasado 13 años sino unos cuantos caballeros. ;)

Barbie dijo...

Me ocurrió algo similiar, solo que los celulares caídos eran el mío y el de mi compañero...
La respuesta de mi compañero no fue un silencio sino un rosario de insultos.
Hoy no sólo aprendí a tomar precauciones en "mis saltos", también a hacerme respetar, y a que las cosas suceden, tomemos precauciones o no, a veces simplemente suceden, la diferencia está en como nos relacionemos con lo acontecido.
Besos!

Meme dijo...

.
me referia a la
"caballerosidad"
de sus acompañantes!!!.-

no dudo que halla
pasado mucha
agua debajo del puente
en estos 13 años!.-

slds.-
.

Little Queen dijo...

BUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA



snif snif


me lo voy a anotar en la frente!jajaja

Rayu dijo...

lore... est te pasa siempre querida... no cambias mas... desde que el celular es un bien de lujo...
mi dio!!!

jejeje... igual... que tontis tu compañero de turno...

La Incondicional dijo...

Concuerdo con lo del Gurú Guso.

Jack dijo...

Tené cuidado donde "saltas" Frost!!!

Blogovido dijo...

El tema es que no aprendiste a que no se caigan los celulares, ¿o sí?