25.3.08

Haciendo la valija...y van...

Cada vez que armo la valija, me agarra cierta melancolía por dejar sola mi casa, mis plantas y mis duendes. Y ya sé que estoy loca, pero yo les explico que pronto volveré. Tal como a ustedes. Irse de viaje encierra muchos sentimientos, porque estás tan lejos de tus cosas cotidianas que empezás a hacer balances de todo. Te das cuenta a quién extrañás, a quién no y te alivia la lejanía, podés ver mejor, la cabeza se despeja al 100% y suele pasar que al volver, aunque sea una semana después, ya veas diferente tu casa, o te vuelva a parecer raro que todo el tiempo te suene el celular. Ya cuando volví de mi última escapada, dejé mi valija en el medio de mi cuarto, como alentando la idea de volver a usarla. Y el jueves a la noche me voy, me voy yo y todos mis pensamientos, mis dudas, mis broncas, mi gran voluntad, mis deseos y mis esperanzas, llevo todo eso, que no tiene peso como la ropa, pero sí en mi corazón. Me gusta irme, pero siempre sabiendo que vuelvo... Les juro que hace muy bien correrse un poco, tomar aire profundo, y tener más pilas para los tropezones. Yo creo que más de uno podría hacerlo y capaz priorice otras cosas que también requieren de dinero, pero viajar es un mimo al alma, es una conexión con nosotros mismos y una sensación de plenitud.

3 comentarios:

hictio dijo...

"pero viajar es un mimo al alma"
Me encantó esta frase.

Aunque... No siempre es así, quizás sea obvio, pero depende mucho del tipo de viaje que vayas a hacer... Por ejemplo, viajar por trabajo, especialmente a un lugar que odiás, es una tortura para el alma.

eduardesky dijo...

ya te dije, la sucursal sushi night en manhattan y voy de encargado, sushi man y bachero, las 3 cosas x un solo sueldo....

Rayu dijo...

me encantó como describiste la forma en que sentís los viajes, estas escapadas... será por eso que necesito ahora viajar un poco sola... estar conmigo misma y pensar un poco...

en fin... un beso... buen viaje... y espero el post: "hasta prontito"

besossssss