1.3.08

Trabalenguas filosófico.

Decir que no podemos elegir algo, es lo mismo que estar eligiendo. Estamos eligiendo no elegir o lo que es peor aún, que las circunstancias elijan por nosotros. Y lo principal es la coherencia, saber lo que queremos, no conformarnos, no decir "esto me tocó así". Elegir es también, aprender a vivir, reconocer que uno alcanzó la madurez suficiente y ya dejó de actuar como los niños cuyos padres deben elegir por ellos. Elegir involucra responsabilidad, compromiso. Elegir es síntoma de estar viviendo, de ir hacia adelante sin ponernos trabas en el camino ni pincharnos nuestros propios globos. Las cosas son de una sola manera, las interpretaciones ya quedan a cargo del interpretador, cada mente es un mundo y si nos es difícil controlar la de cada uno, imagínense hacerse cargo de lo que pueda pasar en otras cabezas. Decir que no podemos elegir, es no jugársela, es deambular por una ruta incierta, es andar en bicicleta pero con rueditas y los frenos puestos. Las oportunidades van a vienen, pero hay que estar atentos y no dejar pasar lo que realmente vale la pena. Los momentos malos tocan pasarlos para después poder disfrutar los buenos. Todo se trata de opuestos, sabemos cómo es el frío porque ya hemos sentido el calor, sabemos que es de noche porque conocemos el día, reconocemos lo dulce porque probamos lo salado. Lo malo es quedarse frenado desde la misma vereda siempre. Se le pierde el sentido a la vida y solo transcurre tiempo. Cuando a un niño se le da a elegir entre tener un chocolate o tener tranquilidad, el niño siempre eligirá el chocolate, por la simple razón que no conoce los problemas. Justamente son niños. Algunos adultos también se quedan con el chocolate pero no por no desear la tranquilidad, simplemente por miedo a que no sea eterna. Y el miedo al futuro es tan ridículo como los recuerdos del pasado. Lo que pasó ya pasó, no tiene remedio ni sirve para nada, y lo que no pasó no pasó con lo cual es una incertidumbre. El presente es lo más valioso que tenemos y hay que disfrutarlo el mayor tiempo posible. Porque es instante a instante, y todo va quedando atrás...

8 comentarios:

La Incondicional dijo...

No podría estar más de acuerdo. Pasa que elegir es optar por una cosa y decirle que no a otra. Y en éstos tiempos postmodernos parece que todos lo quieren todo al instante y sin verse obligados a soltar nada.

Little Queen dijo...

ay mi querida frostie, justo este post para mis dias,que elegir? supongo que mis dias no son todavia los correctos para tomar una decision,pero si para dejar correr el agua que ayude a tomarla.
ud me entiende
gracias
un abrazo grande

eduardesky dijo...

y que hay que elegir?
la pastilla roja para salir de la matriz? o la azul(alplax) y seguir adentro?

Lorena Frost dijo...

Incondicional: Problema de "todos", yo opto por elegir.
Little: No sufras, eso no te suma nada. Que corra todo el agua que necesites y edspués elegí por tu corazón, no por el de los demás, elegí por vos, no a alguien.
Eduardesky: Por ejemplo tenés que elegir eso...

Anónimo dijo...

loli sumale a cuando te dicen siento que no merezco eso y yo me pregunto como se puede decir con orgullo " soy un pelotudo lo se y no voy a hacer nada porque es mi destino "
pero soy sincero con vos y elijo lo que no me importa porque si lo pierdo no voy a sufrir total no me importa
Pensamiento masculino 100 x 100
es verdad aunque UD no lo crea .....

Rayu dijo...

o mejor en la elección es no arrepentirse, que tomes la decisión que tomes, está ya elegida y hay que darle para adelante... nada de vuelta atrás ni añoranzas...

palfrenchi!!!

Blogovido dijo...

Agregale que cuando tomás la decisión, no hay que mirar para atrás, porque es muy fácil ver los errores de las decisiones cuando ya conocés las consecuencias.

En todo caso, aprender, pero no arrepentirse.

Lorena Frost dijo...

Alcoyana para todos!