13.4.08

Ojalá.

No me gustan los doble mensajes. No me gusta el doble sentido y poco entiendo de metáforas. Me gustan las cosas claras. Las cosas que cuando las decís, es porque las estás haciendo. No me gustan las palabras que se usan para manipular, me suena feo. No me gusta la gente demasiado egoísta, un poco es lo necesario. Poco disfruto de la ironía porque no la sé controlar. No me gustan las falsas interpretaciones: Y una cosa son los diálogos en vivo, donde uno puede apreciar miradas, tonos y gestos y otra son letras escritas (bien o mal) en un mail. Una coma mal puesta puede variar el sentido de toda una oración, por ejemplo. Lo mismo sucede con el teléfono. Me gusta ver para creer. No me gusta la intranquilidad, la ansiedad ni el desencuentro. Quiero estar tranquila y realmente hacer lo que más pueda de lo que quiera. Quiero hacer más en lugar de tratar. Quiero cuidarme y ser coherente. Quiero soñar y de a poco alcanzarlo. Quiero pensar que este, puede ser un gran año.

1 comentario:

Blogovido dijo...

Ah, sí, por expresarme como si estuviese hablando cara a cara con alguien cuando hablaba por teléfono he tenido algunos problemas.

Ni que hablar por el chat, cierto humor no funciona en los breves textos de los chats y suele sonar a insulto.