25.5.08

Brindis.

Cuando en una relación, cualquiera sea ella, las cosas cuestan mucho comienza un desgaste que hay que saber frenarlo a tiempo. Porque los esfuerzos, desgastan. Y los desgastes, enojan. Y los enojos, deprimen. Y la depresión, es cegadora. Y la ceguera, imposibilita. Y las imposibilidades, asustan. Y el susto, baja la autoestima, porque ya no nos creemos aptos para nada bueno. Y la autoestima es fundamental, porque pensando que nos puede ir bien en lugar de mal, cuesta el mismo trabajo que pensar que nos va a ir para el c... Y tenemos que creernos capaces que nos va a ir bien, que estamos contentos con quienes somos, que podemos ser responsables de lo que decimos y hacemos, que afrontamos metas, y que no nos vemos alterados por opiniones ajenas. Casi todo puedo ser posible.Brindo por la autoestima!

2 comentarios:

Rayu dijo...

chin chin!

Anónimo dijo...

Tengo otra concatenación: el esfuerzo es perseverancia, lo que cuesta, vale. El enojo ante la frustración en un adulto, se transforma en potente acción productiva. -saltamos depresión y ceguera que entran en terreno de lo patológico-Las "imposibilidades" distraen de la siempre nueva posibilidad subyacente al ojo distraído. El susto pone a prueba a la autestima; la verdadera, siempre sale fortalecida después de traspasar los miedos (no negarlos ni esquivarlos). A veces cuesta algún trabajo creernos capaces. Y siempre, pero siempre que nos vaya para el c... es una posibilidad. No "vernos alterados"- en nuestro rumbo- algunas veces por opininiones ajenas, es necedad. Eso sí, cuando somos coherentes, siempre estamos contentos con quienes somos, somos responsables por nuesros dichos y hechos, y afrontamos sin confrontar. Así casi todo es posible. Ahora sí,brindo por la autoestima yo también !