9.8.08

The Pillowman.

Ir a ver a Pablo Echarri haciendo drama sonaba raro. Pero se morfa el papel. Su belleza, queda en un lugar secundario ante semejante actuación. Belloso, Santamaría y Villamil no se quedan atrás. Si bien la obra es larguíiiiisima, tiene un montón de cosas prescindibles y ciertas contradicciones, que para los que seguimos los guiones con detalle y exigencia, molestan, está muy bien. El teatro es hermoso, no conocía el Lola Membrives, o creo que fui a ver Annie cuando tenía 6, y estaba lleno total. Llegué con la función empezada en algunos minutos, pero por suerte tenía ubicación lateral ($ 85.-). La verdad se las recomiendo, es básicamente de humor negro, de esos libros que no sabés si reirte o si vas a quedar desubicada ante tanta desgracia. Lo logran bien. Gente profesional, experimentada y creíbles en sus personajes. Como les comentaba al comienzo, me llevé una sorpresa con Pablito, porque sale totalmente del "galán de telenovelas", allí se llama Katurián Katurián Katurián y este "hombre almohada"hace de escritor de cuentos en los que siempre narra asesinatos de niños, y cae como sospechoso de varios de ellos ocurridos en la realidad, tal como los narra en su ficción. Atrapante: 4 lores.

1 comentario:

Blogovido dijo...

Algún día veré una obra de teatro.