23.9.08

Volver.




No soy de la generación de los peloteros. Pero vencí todas las reglas y me fui cómodamente vestida al cumple de Luchis para participar del evento. Al principio no me animé. Después intenté poner la excusa que quería filmar. Y después mandé todo al carajo y me introduje en el fantástico mundo de los niños. Rodeada de infantes de 4 años y con la ayuda de Teo de 6, despejaron el tobogán rulo entubado y me deslizé hasta terminar hundida en el pelotero mismo. No me quería ir de ahí!

4 comentarios:

Barbie dijo...

El pelotero deberia ser parte de las terapias. Es un tratamiento anti estres!!!!
Te felicito por haberte animado y disfrutar de esoooo!

Martín Bolívar dijo...

Es bueno no perden nuestra condición de niños, y además, mostrarla en público. Me saco el sombrero ante una entrada tan buena.

Rayu dijo...

me encanta la parte de: "mande todo al carajo"... no te conozco pero te re imagino!!! jajaja

Little Queen dijo...

alimentando a la niña interior interiorrr
muyy bienn lore
muy bien