14.10.08

Call me.

Costumbre rara la mía, pero que ya la he visto en varias personas también. Cuando me llaman por teléfono, sea celular o domiciliario, empiezo a caminar hasta donde las paredes me lo permitan. Arranco y le meto ritmo, lento pero constante. Una vez, estando en la calle Araoz, dejé al lado a mi amiga Carla con una señal de mano de "esperá acá", y aparecí dos cuadras después. A veces acompaño la caminata con un enrosque de cabello, dependendiendo del destinatario, el tono y la duración de la llamada. Y si el celular me suena en un restaurante o en el auto, al no poder caminar, siento que tampoco puedo hablar! Podríamos decir que con un simple llamado, me pongo en movimiento...

2 comentarios:

Little Queen dijo...

digamos que no sufro de esa enfermedad
jajaja

Hernán Heyman dijo...

Sufro del mismo sindrome de la caminata telefonica.

A veces me preguntan "¿Que pasa que estás agitado? y ahi me doy cuenta que en 10 minutos de charla caminé 1km.

No me llevo bien con los deportes, por eso di de baja el teléfono.