1.12.08

Frustración.

Hace exactamente un mes que conseguí comprarme el famoso Yenga de Gerardo Sofovich. Tenés que hacer pilitas con las maderitas y al que se le derrumba, pierde. Es estresante y contracturante pero está bueno, tan difícil y tan feo de perder como el de los palitos chinos. Son juegos que ponen nervioso pero activan el cerebro. En ese tiempo han pasado por mi casa no menos de veinte personas diferentes. Está sobre uno de mis dos muebles, con lo cual todo el mundo lo ve y me pregunta: "Te compraste el yenga?". "Sí!" Digo yo con tono contento. Y agrego: "Si querés un día jugamos!". Aún sigue empacado en su bolsita de nylon y nadie quiere jugar. Alguien lo quiere? Se los regalo!!!!!!! Se ve que pasó de moda, no le encuentran nada divertido y hay juegos que jugarlos de a uno no da!

4 comentarios:

Hernán Heyman dijo...

Yo no juego unicamente por ansioso.

Rayu dijo...

es que ya pensar en sofovich se hace aburrido... jaja

Barbie dijo...

Desafio esta semana!!! Pero esconde la Wii porque sino la ven y la prefieren a ella!!!

Anónimo dijo...

Hola! regalamelo a mi! yo hace rato que lo busco acá en Trelew, pero no lo encuentro en ninguna juguetería ni casa de regalos.