10.12.08

Con la espada, con la pluma y la palabra...

La palabra vale. Algunos juegan con ella y las tiran al vacío. Piensan que como se dicen, se desdicen o mejor se olvidan. La palabra tiene peso, forma, tiene presente y tiene futuro. Siempre. La palabra nos acompaña en la vida. Y hay que respetarla. Yo lo practico. Es un ejercicio hermoso. Es poder mirar a todo el mundo a los ojos y saber que no cagaste a nadie. Que cumplo lo que debo y me hago cargo. Que logro quedarme tranquila. Que avanzo otra página del libro. Cumplir da mucha satisfacción, porque me considero una persona confiable, y no sé si muchos pueden decir lo mismo. Quienes me rodean, la tienen, y esa es la condición que hoy necesito para relacionarme. Cumplir con la palabra es como sacarse un diez en un final. Una cosquillita a la autoestima, me enorgullece ser así y me da asco quienes no lo son. Ya no tengo grises. Hay gente que no cumple por no querer, otras porque se le escapan las posibilidades, y otras lamentablemente, que se cagan en la gente, que les chupa un huevo todo, y que han perdido la intención que puede hacer estar más cerca de recular. Cumplir con alguien demuestra que es importante en la vida del otro, pero sobre todo de uno mismo. Hay gente que no solo anda con una mochila en sus espaldas, sino que además le va agregando cositas en vez de empezar a vaciarla y caminar más livianito. Me sigo sintiendo bien, yo tengo palabra.

4 comentarios:

Rayu dijo...

y hay gente que le sucede todo al mismo tiempo:
- cumplen por no querer
- se le escapan las posibilidades
- se cagan en la gente
- que les chupa un huevo todo

En fin, de eso se trata la vida y la libertad de elegir con quien nos juntamos...

Un beso, Flor

vir dijo...

Realmente, felicitaciones!
Lo que uno tiene que mas vale es su palabra, ya si ni en eso se puede confiar, entonces dicha persona para mi no vale nada.
La palabra es algo que nosotros podemos cumplir, no depende de nadie mas, asi que si queremos y tenemos intencion siempre la podemos cumplir.
Pero como dijo Flor, de eso se trata la vida y hay que saber elegir con quien queremos estar.
Un beso!

Barbie dijo...

Podemos elegir relacionarnos o no con alguien sin palabra, pero lamentablemente no podemos elegir no cruzarnos con estas personas, y aprendemos de su falta de palabra despues de haber intercambiado algo. Como vos, me siento orgullosa de que lo que digo lo cumplo, de que mi palabra vale y que si por algo no voy a poder cumplir, me hago cargo del cambio conversandolo con quien este implicado y en esa instancia mi palabra vuelve a valer, porque demuestro mi intension de sostenerla.
Porque no solo es pesimo aquellos sin palabra, sino aquellos que se excusan para no sostenerla.
Tu post me llego en un día clave... ojala pudieramos evitar dolores al evitar a los "despalabrados" que lastiman y les chupa un huevo hacerlo...

ArGnto dijo...

muy buen post :)