15.1.09

Bingo!



Dicen que cuando se rompe un vidrio, es porque así lo exige el aura espiritual. Como un gran llamado de atención. Hoy, cuando le mostré a mi amigo Andy la Wilson K que me compré para jugar al tenis en la vida real también, la tomó con garra y simulando un saque inexistente, hizo volar en pedazos la lámpara roja. LA lámpara roja (con LA mayúscula). Cuando se rompió la blanca, también por otra torpeza, quedó más o menos compuesta, pero la roja de desplomó, quedó impresentable. Obviamente que lo material no me importa (tanto), y al fin nadie salió perjudicado. Y pasamos un buen momento riéndonos por rato largo. Top de los recuerdos.
PD: No se pierdan el programa de "Después te Explico" de mañana porque se debatirán temas muy, muy importantes.
PD1: Te quiero Andy!

3 comentarios:

Barbie dijo...

Noooo! Con lo que me gusta esa lampara... Andy es como los niños pequeños y hay que quitarle las cosas con las que pueda hacer lio de la mano... como los mmicrofonos jajajaja era el chiste obligado :D
Pero che!!

Andrés Ini dijo...

Gracias por el homenaje. Pero con que poco que se hace un post...

rao dijo...

estoy preocupado... en febrero se inaugura la era WII en la oficina. Es lo más que puedo hacer para que nos parezcamos a Google!! Igual...temo por las ventanas...monitores... la maquina de caféeee...noooo...!!!