27.2.09

Guanajuato.



Universidad de Guanajuato.

Cuenta la leyenda del "Callejón del beso", que al haber sólo 68 cm entre balcón y balcón, las personas que vivían en departamentos enfrentados, se podían besaban perfectamente, y así lo hacían.
En un extremo del pueblo, está La Presa de la Olla. El lago es espejado. En el otro extremo del pueblo, el Museo de Las Momias. 
..."Abierto desde ayer por penas de Amor"...
Calles encurvadas y entonadas.
La mayoría de las calles por donde circulan los autos, son subterráneas, como es zona de montaña, aprovecharon para dejar la ciudad sobre túneles. Bien pensado, así muchas de ellas son peatonales.
Teatro Juarez. Lo recorrí por dentro, cada pisada ahí dentro, pesa lo que vale. Se huele a historia, se siente el pasado, se siente fuerte.
Las calles son en subida y en bajada, no queda otra que el ejercicio permanente. Los colores brillantes combinados con el cielo azul, da una imagen impecable.
Una de las 22 Iglesias que hay en el pueblito.
Recorriendo la calle Juarez.
Tomando un helado de nieve frente al Teatro Cervantes.
Plaza de La Paz. Los árboles tienen su copa compacta entre todos, hacen un perfecto techo fresco y aireoso. Divino lugar! Banquitos y bares y restaurantes por todo el lugar. 
Hostal de la Mesón del Rosario. Lindo lugar! Con Quijotes de decoración everywhere!
Vista panorámica desde el Pípila. Se baja por teleférico o a lo macho.
España en miniatura. Una mezcla del México Colonial único. La vista se asombraba y me asombraba, no paraba de ver cosas que me alucinaban. Caminé en día y medio la ciudad toda. Fue emocionante dormir sola en un hotel por primer vez. Disfrutar de una cena en un restaurante, y en vez de sentarme con compañía humana, hacerlo con un cuaderno y una lapicera, y bajo la inspiración de humo, lugar y esencia, narrar historias que en algún momento tal vez cuente. Mientras tanto, compartan conmigo de algo de esta ciudad, a 350 km del DF y con micros cada media hora y autopistas de cuatro carriles por mano, de lujo. Clima veraniego de día y fresco de noche y justo llegué en la cuaresma, misas por todos lados, hay más iglesias que hoteles. Cristianismo con devoción. Un pueblo lleno de leyendas y magia y gente linda. Brindo por haber conocido uno de los lugares más bellos del mundo. Me da la sensación de haber caminado páginas de un libro de cuentos, con árboles verdes, callejones angostos y macetitas pintadas en cada balcón. Un sueño, o una realidad soñada, digna de haber sido vivida.
Las fotos son realmente muchísimas y todas valen la pena. Quienes tengan la oportunidad de verlas vía facebook, no se la pierdan, una postal tras otra.

5 comentarios:

Little Queen dijo...

me encantan me encantan me encantan
me llevas con vos la proxima?

guadis! dijo...

Qué buen viaje estás haciendooo!! Envidia total!!

Hernán L dijo...

Hola! Me encanta que compartas tus vivencias desde allá! Se re transmiten!
Besoo

Marie dijo...

es hermoso Guanajuato!!!!!!
qué envidia!!!!!!!!!!!!!!1
disfrutá Lore

SOMMER dijo...

Que lugar más bonito. España en miniatura.. me ha gustado la descripción.