9.3.09

Vamos a seguir pintándonos.

Tuve algunos años atrás una peluquería. No se me ocurrió jamás peinar, ni pintar uñas y menos que menos maquillar. Yo lo único que uso es rimel en las pestañas, porque si me llego a maquillar la cara podría hacer desastres. Sin embargo, hoy me atreví a jugar en un proyecto divino. Sentí como que volvía al jardín de infantes. Maquillé a cuatro comediantes en ocho minutos a cada uno, con tapa ojeras, base, rimel, delineador, labial, rubor y esmalte rojo en sus uñas. Fue divertidísimo. Ponían cara de asco! Cero delicada yo, a uno casi le hundo un ojo, al otro le pinté la boca como un payaso, después los fui arreglando. Quedaron bien, bien exagerados, pero se bancaron los quince pasos que se invierte en la transformación. Y saqué uan conclusión: Es reloco como cambia una cara maquillada. Pensar que hay mujeres que abusan de estos productos y deben tener totalmente otro rostro. Más de uno se debe haber llevado un sustito. Qué gran trabajdo le hacen a Flor de la V! Cuando los chicos (algunos mayores) estaban maquillados, se empezaron a reir como niños. Se señalaban. Se cargaban. Fundamentalmente se asombraban y se reían. Les acomodé tetas, les estiré sus medias, les arreglé las pelucas y así salieron a escena. Y el resultado fue una función de stand up (Críticos) maravillosa. La gente se divertió muchísimo, yo también en la previa y en el durante, y ellos también. Combo completo. Y felicitaciones, porque los muy osados se pararon en plena avenida Corrientes (ingreso principal al Paseo La Plaza) y se la bancaron! No descartemos chicas, esta competencia es desleal. Gracias Gabo por las fotos. Esperamos tener más material.

1 comentario:

Barbie dijo...

Buenisimo!!! Potel parece una señora de verdad jajajajaja