1.4.09

De corazón.

Sé de política menos que de fútbol. Pero cuando yo era chica y veía en la tele cómo un señor feo y malo llamado Herminio Iglesias, incendiaba un ataud en una plaza y hablaba todo raro y mal me asusté. Recuerdo qué le dije a mi papá: "Este hombre me asusta". Y él me dijo: "Quedate tranquila hija, que si Lúder es presidente, nos vamos del país". La esperanza con la llegada de la democracia era plena, parecía que se estaba por jugar un mundial y que íbamos a ser locales otra vez. Ganó Alfonsín, y tenía el apoyo de casi un país. La gente estaba contenta. Pero algunos peronistas inadaptados, que no dejan gobernar ni a ellos mismos, le hicieron prácticamente la vida imposible. Trece, sí trece, ni dos, ni cuatro, ni seis, trece paros generales para contar algo que yo recuerde. Porque les repito que nunca me interesé en la política porque no logro comprometerme con lo que me cuesta confiar. Cometió errores graves también, pero su objetivo principal no era chorear como todo lo que vino después. El tema importante, es saber con quiénes nos rodeamos y a quién delegamos cosas. Porque por supuesto que no estoy defendiendo a los radicales, sino agradeciendo a una persona que le puso el compromiso, la lucha, la devoción y el amor a su trabajo. E hizo las cosas convencido y certero en que pensaba que era lo mejor para la gente. Se fue un gran hombre, el padre de la democracia, el abuelo que me hubiese gustado tener.

1 comentario:

Barbie dijo...

Comparto plenamente tus palabras, todas y cada una de ellas y agrego (como lei por ahi) Alfonsin fue el unico presidente argentino, que jamas necesitamos que fuera juzgado por corrupcion, de todos los demás, es necesario que se haga y se llegue a las ultimas consecuencias...
Me uno a la tristeza que causa su muerte