26.4.09

Las olas y el viento.

Ir a un lugar con playa y ver el mar por primera vez, me hace respirar ondo y suspirar. Sin pensar en nada en particular, y a la vez en todo. Porque el mar es inmeso, grandioso, eterno. Sin prisa pero sin descanso. Va y vuelve y nunca un movimiento es igual al otro. Es un sistema perfecto, desde y para siempre. Mar del Plata es una ciudad hermosa, digna de visitar cuando los turistas ya se han retirado. Hay de todo, y es un buen escape de fin de semana. Ruta tranquila, gente amable y si además de todo, podés hospedarte en el nuevo hotel de Punta Mogotes con spa y todos los chiches, mejor aún. Acá un breve resumen:
El puerto con los bichos atrás.
Playa Grande.


Acantilados.
Waikiki.
Piscina climatizada. Jacuzzi, sauna, masajes.........
Manantiales. Con unos cuantos churros encima (Manolo).
Quiero aclarar que me fui a Mar del Plata ya que el señor Gerardo Sofovich no me invitó a su casamiento.

4 comentarios:

Rayu dijo...

jajaja no se puede todo... ya me gustaria a mi meterme en un spa alguna vez... pero es que ahora me parece un embole de plan... jajaa

cuando venisssssssss??????

Little Queen dijo...

jaj que lindo es vovler con energias renovadas!!!!!!!!!
y no te trajiste uno de esos bichitos!?
yo amo mardel ,mis abuelos viven ahi asi que la ciudad me genera sentimiento especial extra.

Besooooooo

Y si no nada como el "Mar" jajaja

hictio dijo...

Frost, tus conocidos/ amigos del DF están bien? Hablaste con ellos?
Digo por la Gripe Porcina.

Lorena Frost dijo...

Rayu: Pronto.
Little: Qué lindo "Mar"
Hitcio: Por ahora y solo por ahora están bien, pero esto es de minuto a minuto! Gracias!