26.7.09

Operación dedo.

Con el correr de los días, la cosa fue empeorando. Cada minuto fue más doloroso y el tamaño del dedo iba incrementándose como la panza de la Tota Santillán. El antibiótico poco podía trabajar ante tan grande infección y el diclofenac hacía lo poco que podía. Paseé mi dedo deforme ante la vista de muchísimas personas. Se impresionaban, daban vuelta la cara pero como buenos morbosos, después querían ver un poquito más. Algunos confiansudos se burlaron de mi problema diciendo que me había tragando un caramelo media hora entero y que en vez de hacerlo cacona se me estancó en el dedo (¿?). Igual traté de hacer "vida normal", pero el problema fue que la infección comenzó a correr por la mano, el resto de los dedos y parte del brazo. Un quilombo importante. Así que en mini junta médica, hoy se decidió operarme. El traumatólogo fue muy sincero: Hay demasiada pus, probablemente no te tome la anestesia pero hay que abrir. Respiré profundo, pensé en cosas lindas y le dije que empezara. El médico sentado, yo acostada mirando para otro lado y temblando de miedo y de frío. El pinchaso en la mano de la anestesia lo sentí hasta el corazón, pro gracias a dios y a todos los duendes y ante la sorpresa del médico, me hizo 100% de efecto. Así que volví a mirar una vez vendada. Me dijo que quedó todo muy feo, que se me va a hacer casi un dedo nuevo, pero que lo peor ya pasó. Mano en alza para que no baje mucha sangre, dedo mocho pero corazón contento. Gracias a todos!

No hay comentarios: