26.10.11

Cuestión de peso.

Cuando quedé embarazada, arranqué con 10 kilitos de más. Me veía una gorda chancha, y hoy extraño semejante figura. Venía de dos viajecitos all inclusive que te asesinan! Desayuno diario de huevo, papa, salchichas, más papas.... Helados, jugos, comida a toda hora. A las 3 semanas de embarazo, ya me daban el asiento o me asignaban todas las prioridades existentes (bancos, supermercados, pago fácil, farmacias). No hice una sólo cola desde el mes uno. Cosa que no es normal. La panza suele salir al cuarto mes. Yo me la puse de entrada, así que llegué al noveno casi volcada hacia adelante. Mi tobillo tenía el ancho de dos zapatillas, así que sólo me entraban unas ojotas que las dejé chatitas como si les hubiese pasado una aplanadora. No pude llegar a los 100 kilos, me quedé en 96. Mi marido frustrado porque a esa altura, ya me alentaba para las tres cifras (mejor reir que llorar). Comía fideos, tomaba cindor con vainillas, alfajores, 40 piezas de sushi... Seguí con el régimen all inclusive las 40 semanas, y así llegué al parto, sin poder ser penetrada por la aguja del suero de la cantidad de líquido retenido que traía encima. Ya bajé 16, pero aún me faltan apenas 20, y hace dos meses que estoy en mantenimiento!!! Peso lo mismo que mi marido y la cama se empezó a hundir. Miro mis jeans y me dan la sensación que pertenecen a Pampita. Había sido flaca y nunca me di cuenta? Ahora no me soporto, sin embargo no encuentro la voluntad para comenzar con el sacrificio de una dieta. Pero hast aaquí llegué. Empiezo el jueves y no paro hasta que por lo menos me entre el jean más grande!

No hay comentarios: